Sueños

Sueños escenificados

La existencia de un mundo diferente al nuestro, siempre ha suscitado mucho interés en el ser humano, y por qué no relacionarlo también con el mundo de los sueños. Queramos o no, este, el mundo de los sueños, es un mundo totalmente desigual al que vivimos despiertos, aun que muchas veces se asemeje.

Los sueños despiertan en nosotros millones de sensaciones, sensaciones que en ocasiones nos hacen sentir especialmente felices y otros que nos hacen despertar con un muy mal sabor de boca.

En mi proyecto, los sueños son escenificados combinando los objetos cotidianos con la figura humana, figura humana que es redimensionada a una escala mucho menor acoplándose al objeto que la acompaña, integrándose ambos dentro de una misma imagen.

Imágenes con un trasfondo común, algo surrealista, teñido de un aspecto teatral, oscuro.

Crear un mundo ficticio pero que, dentro de nuestros sueños, puede ser tan real como la vida misma. El miedo a lo desconocido. El encontrarse en un entorno distinto el cual, nos puede causar sensaciones totalmente ambiguas, sentirnos hasta desprotegidos de lo no conocido.

Sueños que nos hacen pensar sobre el futuro incierto de la vida y que, en según qué situaciones te condicionan en el día a día. Espacios irreales que sumergen al espectador en un irrealismo que envuelve toda la escena, que te hace pararte a pensar y extraer la parte poética de la imagen en conjunto.

“Me parecía que el objeto estaba casi dotado de pasión, o, por lo menos, podía tener una vida propia, salir de la pasividad de su utilización para adquirir una suerte de autonomía y tal vez incluso la capacidad de vengarse”.
Baudrillard. Contraseñas.

Los objetos hablan por sí solos y conjuntamente con la figura humana pueden significar y dar una lectura totalmente diferente.

Una de mis influencias más directas, viene del mundo de la pintura, de manos del pintor Salvador Dalí, en donde surgen interpretaciones de sus sueños y pensamientos representados de una forma surrealista, en los cuales incorpora objetos que hablan por sí solos y que envuelven la imagen dentro de un mundo de fantasía que se identifican mucho con mi obra.

Al igual que Dalí, dentro de la fotografía, me ha suscitado una gran admiración por la fotografía de Gilbert Garcin, sobre todo por la utilización de espacios inventados, en los cuales juega con la escala y reinterpreta un escenario basándose en objetos cotidianos acoplándolos a la estatura concreta para que objeto y figura configuren la lectura de la imagen.

La fotografía de moda o más bien publicitaria es una de las influencias que, a la hora de realizar las imágenes, se han visto más presentes en ellas. De aquí mi gran admiración hacia el fotógrafo Eugenio Recuenco, en la que sitúa a sus modelos en un mundo paralelo a la realidad, con una escenografía pasmosa, cuidando hasta el último detalle, desde el atrezzo hasta la tecnicidad con que realiza sus imágenes, creando así un estilo muy propio e inconfundible y muy reconocido.

Por lo dicho anteriormente, mis imágenes están muy ligadas al mundo publicitario y por ello, las mismas, hacen un constante guiño a este género del arte y a la estética que ésta misma conlleva impuesta por esta sociedad.

 

El proceso creador es la construcción manual de pequeñas escenografías que posteriormente pasarán a formar parte del conjunto de la imagen (figura y objeto), están realizadas en estudio, intentando conseguir la estética querida.